Nos preocupa tu privacidad En pisos.com utilizamos cookies propias y de terceros para dar un servicio satisfactorio mediante cookies técnicas, de personalización y para fines analíticos. pulsa AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookis pulsando el botón "aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando
Aceptar Configurar

Las «hipotecas gratis» en Dinamarca sientan un precedente para bajar aún más los tipos en España

Los intereses de los créditos variables también han ahondado en sus mínimos históricos por el descenso del euríbor, que entró por primera vez en terreno negativo en febrero de 2016. Así, el euríbor -que cerrará enero en una tasa cercana al -0,504%- sigue abaratando los préstamos a día de hoy. Esto conllevará que las hipotecas de 120.000 euros a 20 años con un diferencial de euribor +1% a las que les toque revisión este mes registrarán un abaratamiento de 157,44 euros en su cuota anual o de 13,12 euros al mes, según cálculos realizados por los expertos de iAhorro.

Además de las variables, el director de Hipotecas de iAhorro, Simone Colombelli, señala que nos encontramos «ante una gran oportunidad para contratar una hipoteca fija para asegurarnos una cuota con unos intereses inusualmente bajos para siempre. Aunque, por otro lado, las hipotecas variables serían un producto interesante para un perfil que no tenga mucha aversión al riesgo y que quiera amortizar su préstamo en un periodo de 10 o 15 años como máximo». Desde iAhorro remarcan que la estrategia de las entidades seguirá en la línea de apostar por las hipotecas de tipo fijo, «su mejor aliado para intentar capear la situación de inestabilidad que vive el mercado hipotecario».

PUBLICIDAD
 

A esto se une que entidades de otros países, como Nordea Bank Abp en Dinamarca, han empezado a comercializar hipotecas fijas a 20 años sin intereses, según adelantó Bloomberg hace unos días. ¿Sentará este caso un precedente en el resto de países europeos y en España? «Aunque no hay nada que técnicamente lo impida, estaríamos ante una circunstancia poco común y que, probablemente, no se aplicase de forma generalizada. Los clientes con los mejores perfiles serían los que tendrían alcance a estas condiciones», señala, por su parte, el CEO de iAhorro, Marcel Beyer. Asimismo, Beyer recuerda que, aunque esto no llegue a ocurrir nunca, los tipos fijos en España cada vez son más bajos. «A cierre de 2020, en diciembre, iAhorro firmó su primera hipoteca fija al 0,65% y, desde octubre, encontrar un tipo fijo al 0,70% ha sido un hecho que se ha repetido en varias ocasiones», argumenta Beyer.

Sobre si será una realidad o no que los bancos españoles se lancen a ofrecer créditos hipotecarios fijos al 0%, desde el comparador bancario HelpMyCash.com afirman que es «poco probable» por las diferencias existentes entre el mercado hipotecario de nuestro país y el de Dinamarca. «Las entidades danesas prestan dinero a través de sus hipotecas, juntan varias con características similares en un bono y se lo venden a inversores. Por lo tanto, el dinero no lo ganan con los intereses de la hipoteca, sino con las comisiones por la apertura del préstamo o por su venta a terceros, explican los expertos del comparador. Además, la oferta de viviendas en Dinamarca es menor y por lo tanto, existe una mayor demanda, una circunstancia lo que reduce el riesgo de que bajen los precios de estos inmuebles.

«El modelo que seguimos aquí es mucho más tradicional: el banco presta dinero al cliente para que este se compre una casa y se saca un margen con los intereses del préstamo hipotecario, aunque también gana dinero con las comisiones y los otros gastos asociados al crédito», explican desde el comparador.

Asimismo, desde Helpmycash destacan que aunque en España no existan hipotecas fijas al 0% y sea improbable que aparezcan en un futuro cercano, sí hay entidades que aplican tipos muy bajos. Además, según el comparador HelpMyCash.com, es probable que los intereses de las hipotecas fijas que se comercializan en España bajen aún más, aunque no hasta llegar al 0%. »Nuestros bancos apenas ganan dinero con los préstamos a tipo variable por la baja cotización del euríbor, así que podrían animarse a mejorar sus créditos a tipo fijo para incentivar su contratación y obtener unos márgenes un poco más elevados», añaden.

Interpretación judicial

Por otro lado, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), ha puesto en marcha una campaña para exigir a los bancos que apliquen el interés que resulte de la suma de índice más el diferencial aplicable, aunque el resultado sea negativo. Un análisis de la organización de consumidores establece que en muchas de las hipotecas firmadas de 2006 a 2010 el diferencial aplicable es inferior a 0,5%. «Teniendo en cuenta que el Euribor se encuentra en estos momentos en niveles cercanos al -0,5%, cuando llegue el momento de la revisión a muchas de estas hipotecas les corresponderá un tipo de interés negativo», reza una nota de la OCU.

La OCU realizó una consulta al Banco de España, en cuya respuesta confirma -según la organización, que con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley 5/2019, «no existe en nuestro ordenamiento jurídico ninguna previsión normativa que regulase la posible aplicación de tipos de interés negativos en las operaciones hipotecarias con consumidores» y que, por tanto, remite a la interpretación judicial el cumplimiento del contrato de préstamo por ser de carácter privado.

En este escenario, la OCU considera que «la aplicación de un tipo de interés negativo no altera la naturaleza del contrato de préstamo y por tanto es de obligado cumplimiento para la entidad bancaria que así lo haya pactado». Asimismo, la asociación de consumidores recuerda que el propio presidente de la Autoridad Bancaria Europea, José Manuel Campa, indicó el pasado octubre que los bancos deberían pagar a sus clientes por las hipotecas que arrojen tipos de interés negativos tras sumar el diferencial, salvo que haya alguna ley o cláusula que lo impida.

En esta línea, y tal como publicó ABC, Bankinter lleva cuatro años abonando en hasta cinco préstamos hipotecarios concretos la diferencia resultante por estos intereses negativos. Sin embargo, la banca rechaza de manera general esta circunstancia por considerar que se trata de una anomalía en este tipo de contratos. Por su parte, la OCU - que calcula que los hipotecados están pagando hasta 160 euros más al año- ha hecho un llamamiento «a la sensatez de las entidades bancarias y a su buena fe para que cumplan lo que han pactado y no avoquen nuevamente a miles de usuarios a un procedimiento judicial eterno».