Nos preocupa tu privacidad En pisos.com utilizamos cookies propias y de terceros para dar un servicio satisfactorio mediante cookies técnicas, de personalización y para fines analíticos. pulsa AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookis pulsando el botón "aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando
Aceptar Configurar

El Covid abre la era de las hipotecas «a golpe de clic»

Una tendencia que ya se está observando en países como Alemania donde cuatro de cada diez hipotecas se contratan de esta manera. La secretaria del Consejo General del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Madrid, Lola Alcover, coincide en señalar este crecimiento en España, aunque asegura que «no se nota un repunte tan acentuado como en otro tipo de gestiones debido a su complejidad y a que quien la contrata quiere estar muy seguro de lo que hace».

Pero una de las ventajas en las que coinciden todos los expertos consultados es en que a la hora de contratar una hipoteca online el cliente gana en transparencia. «Es una información mas transparente porque está perfectamente detallado todo el proceso y las condiciones», afirma Alcover. Por el contrario, cree, en líneas generales suele ser un poco menos flexible que el formato tradicional de negociar una hipoteca desde la oficina. «Tiene menos capacidad de ajustar el traje a medida del cliente», resalta.

La agilidad es uno de los puntos fuertes que más valoran los clientes a la hora de solicitar una hipoteca digital. Según cuenta Jordi Domínguez, CEO de Finteca, una entidad que se encarga de ofrecer al cliente diferentes ofertas de hipotecas de las entidades con las que trabajan, el plazo medio para contratar una hipoteca de manera presencial en una sucursal es de tres semanas. Un tiempo que difiere mucho si el cliente se decide por hacer este contrato a través de internet. En apenas 48 horas se puede tener seleccionada la hipoteca que más convenga al cliente. Y es que Finteca, al igual que plataformas como Trioteca, ofrece a sus usuarios las hipotecas que mejor se adapten a su perfil de entre las 15 entidades bancarias con las que trabajan. «Nos encargamos de recopilar toda la información del cliente y le buscamos el producto que mejor se ajuste a sus necesidades», afirma Domínguez.

Estas plataformas, para evitar casarse con alguna entidad financiera concreta y poder explicar y aconsejar al cliente, reciben de cada banco una comisión como presupuesto de marketing, por lo que en nada les afecta la cantidad de la hipoteca que finalmente contrate el consumidor. «Nos es irrelevante de que cantidad sea la hipoteca», aseguran desde las dos plataformas.

Posibles ofertas

Pero con las «hipoTechs», que requieren la misma documentación que si el producto se pidiera en una sucursal, los clientes pueden ahorrar con respecto a una hipoteca contratada de manera presencial en la oficina bancaria. Como cuenta Domínguez, ellos, al estar conectados con los bancos, suelen tener ofertas «que una persona no suele tener cuando va por el camino de la ventanilla».

Además, con este tipo de productos online el usuario puede comparar con más bancos que si tuviera que ir a las oficinas. «Aquí trabajamos con 37 entidades, por lo que en vez de ir banco a banco, en un solo sitio tienes toda la información de la mayoría de las entidades», relata Ricard Garriga, CEO de Trioteca, que ve 2021 como un año «muy divertido», ya que la tendencia de las fintech es de un crecimiento exponencial, sobre todo teniendo en cuenta, y como señala Ferran Font, director de Estudios de Pisos.com, que la concesión de hipotecas solo ha caído, desde el inicio de la crisis, un 2%, con el detalle de que además «son hipotecas superiores» a las que se estaban concediendo anteriormente.

Un balón de oxígeno

¿Qué ventajas tiene para el banco este tipo de operaciones? Principalmente el hecho de que a través de los canales de contratación de una hipoteca online los bancos están captando clientes y a la vez agilizando muchos recursos. «Para las entidades bancarias ha sido un balón de oxígeno increíble ya que durante el confinamiento han podido captar clientes gracias a este tipo de soluciones tecnológicas», explica Jordi Dominguez (Finteca). Sin embargo, Beyer da un paso más allá al explicar que su cliente estándar tiene 38 años, ingresos en el hogar de casi 4.000 euros, tiene ahorros y pide una hipoteca de 180.000 euros, mientras que el promedio para una hipoteca en España ronda los 130.000 euros. «Es un perfil que a los bancos les encanta», afirma. Desse Finteca hablan de un pefil medio de entre 25 y 40, con una hipoteca media de 150.000 euros.